Ferrer-Dalmau: «Necesitamos imágenes de la Historia, de ahí la importancia de crear una escuela de pintores»

El pintor de batallas conversa con El Debate acerca del creciente interés por la Historia, el papel de los medios de comunicación en esta difusión y de la Historia a través de las imágenes

Sus cuadros representan una instantánea del acontecimiento histórico para que nosotros, entre «curiosidad, orgullo y querer saber más», nos adentremos en la Historia. Augusto Ferrer-Dalmau (Barcelona, 20 de enero de 1964), el pintor de batallas, narra a través del lienzo las gestas y años dorados del Imperio español para recuperar y no dejar en el olvido.

Ha capturado momentos decisivos en la historia de España como La Carga de Alcántara, crucial en la Guerra del Rif o la importante gesta de circunnavegación de la tierra de Magallanes-Elcano. Ahora, enfrascado con un cuadro de Infantería de Marina desembarcando en Cádiz después de haber apresado un barco inglés, visita El Debate y nos habla acerca del creciente interés por la Historia, el papel de los medios de comunicación en esta difusión y de la historia a través de las imágenes.

– ¿Cómo surge la idea de formar la Fundación y en qué consiste?

– Bueno, la Fundación surgió con la idea de crear un taller de artistas para difundir la historia, la pintura histórica. Es la plataforma para realizar esto. Consiste en hacer un máster, formar alumnos para que a su vez formen parte de un Taller donde podamos pintar la historia de toda España, aparte de otras muchas actividades. Pero básicamente esta es la idea.

– ¿Qué importancia ve entre la unión del arte y la historia para llevar a una nueva generación la importancia de la historia?

– A ver, necesitamos imágenes de la historia. Muchas veces hemos leído muchas cosas, muchas historias, pero no tenemos esa imagen. La finalidad del arte en este sentido es el estudio del momento, hacer una fotografía, una instantánea del pasado de estos acontecimientos. Claro, han pasado miles de cosas en el mundo de los que no tenemos imágenes. Es una forma de crear la memoria visual de la historia.

– ¿De dónde viene la inspiración o de dónde surge su interés por la historia?

– Bueno, yo creo que ya desde muy niño. Ya con el ejemplo de mi madre que le gustaba mucho pintar, le gustaba mucho la historia… Entonces, como se dice, «lo mamamos». Ya de pequeñito siempre me gustaban las películas de historia, las películas de aventuras, y a medida que vas creciendo con esta imagen, cada día lees más, te informas más… Llega un momento en el que conoces la historia y descifras. Y, además, si sabes pintar… esta es la simbiosis.

– ¿Y cuál diría usted que es el cuadro que más le ha costado pintar?

– El que estoy haciendo ahora. ¡Es terrible! Siempre es el último. El último es el cuadro que más me cuesta. Podría decir que hay cuadros como el Rocroi que me costó mucho porque era el primer cuadro que pintaba así grande de infantería. Pero personalmente creo que son todo lo relacionado con el mundo naval lo que más me cuesta porque es muy técnico.

– ¿Podría contarnos un poco sobre el cuadro que está pintando ahora?

– Pues ahora estoy pintando un cuadro de Infantería de Marina desembarcando en Cádiz después de haber apresado un barco inglés. Claro, es el recibimiento de la gente, la alegría, la tristeza. Es el momento del encuentro de los soldados con los familiares y hay un trabajo muy complejo de documentarme cómo vestían en aquella época, en 1780. La población, el niño, la madre… He pintado siempre muchas derrotas y muchas batallas, y este es un momento de una victoria, pero desde el punto de vista humano.

Con la pintura se crea la memoria visual de la historia

– ¿Cuál cree que es la importancia de que en un medio de comunicación se apueste por secciones como la de Historia?

– Eso es fundamental. Yo creo que últimamente en todos los medios de comunicación la Historia tiene mucha difusión. Cada vez lo sigue más gente y creo que en esto es fundamental los medios porque a la gente le gusta leer historias y detalles de la historia. Es como leer un cuento sin darse cuenta de que es real, que ha pasado. Yo creo que cada día tiene más difusión, al igual que la novela histórica.

– ¿Qué personaje o personajes de la historia de España cree usted que han quedado en el olvido y debemos recuperar?

– Por la parte que me toca, a mí me gusta mucho el tradicionalismo y el carlismo. Entonces me gustaría que se conociera más a don Carlos y su visión de la España que él quería. Quizás es un personaje que muy poca gente conoce. Ese momento decisivo entre carlistas y liberales, pues la parte carlista, don Carlos, es un personaje que me gustaría que la gente conociera.

– Con nuevas iniciativas como Puy du fou, que vuelve a abrir su nueva temporada. También, iniciativas como la serie de monumentos que se van a realizar sobre los Tercios españoles, ¿usted cree que la Historia está empezando a tener un papel importante en la sociedad, entre los jóvenes?

– Mucho. Hubo una época de vacío, ahora hay una inquietud. Los medios de comunicación están atrayendo a muchísima gente y sobre todo jóvenes. Empezaron hace pocos años con el fenómeno de los Tercios con toda la parafernalia. La estética gusta, pero a la estética le acompaña luego la historia. Y a la gente, eso le gusta. Le gusta contar y cada día más. Hay un efecto reacción. Hemos querido contar solo una parte de la historia, ahora a la gente le interesa todo: desde los romanos hasta ahora. Y cada día más, va en aumento y lo he comprobado, lo he comprobado.

Leer en los medios de comunicación la Historia es como leer un cuento sin darse cuenta de que es real, que ha pasado

– ¿Cómo podríamos enfocar esta nueva difusión para hacer la Historia más atractiva a los jóvenes?

– Todo lo que va acompañado de imágenes, de filmaciones, de dibujos… hace que la gente entre. Si presentas un texto duro para leer, cuesta. Pero si acompañas ese texto con imágenes, vídeos… la gente entra, se apasiona, le gusta. Te encuentras que hay mucha gente que conoce más la historia de América, porque la han visto en películas, pero la historia de España, no porque no la han visto de ninguna manera, ni con imágenes ni filmaciones. Por esto la importancia de crear esta escuela de artistas de historia.

– ¿Qué película, serie o recurso visual recomendaría para adentrarse en la historia de España?

– Desgraciadamente como películas tenemos pocas. Series hay algunas que están bien. Pero yo recomiendo que la gente vaya al Museo del Prado. El que no ha ido, va a alucinar. Es que no se imaginan lo que se van a encontrar y ahí se llenarán de historia, verán cuadros maravillosos y dirán «somos nosotros». No tenemos películas, pero tenemos museos. Desde ahora aconsejo que vayan al Prado.

– ¿La Historia puede despertar un sentimiento patriótico?

– Se puede decir bien claro: conocer nuestra historia es conocer a nuestros familiares, a nuestros abuelos. No estamos donde estamos por casualidad: somos la consecuencia de un montón de hechos históricos que nos han situado aquí. Entonces, conocer por qué estamos aquí, este sentido común, ¿por qué no estoy en una situación precaria y estoy en un país puntero entre los mejores del mundo? Es necesario averiguar el porqué de que estamos aquí. Es curiosidad y si luego va acompañado de algunas cosas buenas que hemos hecho, va acompañado de orgullo. Entonces, entre curiosidad, orgullo y querer saber es importantísimo para mí y para todo el mundo. Debería ser así.

Autor del artículo: Sarah Durwin – 28.03.2022

Fuente: https://www.eldebate.com/historia/20220328/augusto-ferrer-dalmau.html

Total
0
Comparte
Deja una respuesta
Artículo Anterior

Ferrer-Dalmau, el Pintor de Batallas, lanza su Máster de Pintura Histórica

Próximo Artículo

Ferrer-Dalmau abrirá un taller dirigido a personas autistas: «El arte es de todos y para todos»

Posts Relacionados

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Fundación Ferrer Dalmau 2022. Todos los derechos reservados. Diseñado por Fecko.